ASMA

  • Es una enfermedad crónica que provoca que las vías respiratorias de los pulmones se hinchen
    y se estrechen. Esto hace que se presente dificultad para respirar como sibilancias, falta de
    aliento, opresión en el pecho y tos.

Cuando se presenta un ataque de asma, el recubrimiento de las vías respiratorias se inflama y
los músculos que las rodean se tensionan. Reduciendo la cantidad de aire que pasa por estas.

  • Los desencadenantes del asma:

Animales (caspa o pelaje de mascotas)
Ácaros del polvo
Ciertos medicamentos
Cambios en el clima
Químicos en el aire o en los alimentos
Actividad física
Moho
Polen
Infecciones respiratorias.
Emociones fuertes
Humo del tabaco

  • Sintomas:

Tos con o sin producción de esputo
Retracción de la piel entre las costillas al respirar
Dificultad para respirar que empeora con el ejercicio
Silbidos o sibilancias cuando respira
Dolor o rigidez en el pecho
Dificultad para dormir
Patrón de respiración anormal

  •  Tratamiento:
    Los objetivos son:

1. Controlar la inflamación de las vías respiratorias.
2. Limitar la exposición a sustancias que pueda desencadenar los síntomas.
3. Ayudarle a que pueda realizar las actividades normales sin tener síntomas de asma.

Medicamentos de control:

Son aquellas medicinas de uso diario, que se emplean para controlar el
asma, reduciendo a su vez los días de padecimiento de los síntomas.

  •  Algunos medicamentos utilizados son:

– Esteroides inhalados
– Broncodilatadores de acción prolongada.
– Broncodilatadores de acción corta
– Los antagonistas del receptor de
leucotrienos cuya presentación es en
pastillas.

A. Medicamentos a largo plazo:

Los Corticoesteroides inhalados, de uso más frecuente y común para el asma. Cuenta con un efecto antiinflamatorio, minimizando el estrechamiento de las vías respiratorias y reduciendo la hinchazón.

Estos medicamentos para el asma no causan efectos secundarios graves, y de presentarse pueden manifestarse como irritación de boca y garganta, e infecciones.

Debe además enjuagarse la boca con agua, después de cada uso,
eliminando con ellos los residuos de medicamento que quedan en la boca.

Agonistas beta de acción prolongada o LABA, son medicamentos para el asma de control a largo plazo del tipo broncodilatadores, cuya acción, abre las vías respiratorias y comprime la inflamación por un lapso de al menos
unas 12 horas.

B. Medicamentos para el asma de alivio rápido:

El objetivo abrir los pulmones, relajando los músculos de las vías
respiratorias.

Son llamados de rescate, y pueden llegar a aliviar los síntomas del asma o detener un ataque que este en curso. Son eficaces durante un periodo de unas cuatro a seis horas y su efecto es de inmediato. Estos medicamentos no son de uso diario. Ej: Salbutamol.

Los Corticosteroides orales, son utilizados para los ataques de asma que se presentan más graves.

Algunos de estos medicamentos son: Metilprednisolona y Prednisona. Entre los efectos secundarios se encuentran: osteoporosis; retardo en el crecimiento de los niños; cataratas, agotamiento en los músculos; menos resistencia a infecciones; hipertensión arterial.

Beta agonistas de acción corta, figuran entre los fármacos de alivio rápido más comunes para tratar los ataques de asma. Accionan relajando los músculos de las vías respiratorias, permitiendo con ello una mejor respiración al momento en que ocurra un ataque de asma.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *