Acidez o pirosis.

¿Qué es la “acidez o pirosis”?

Las palabras “acidez” o “pirosis” expresan una sensación de quemazón, acompañada a veces de reflujo con sabor ácido y ardiente o amargo.

La acidez gástrica puede desencadenarse al acostarse o al tumbarse y se produce con mayor frecuencia en personas obesas. Aparece con mayor frecuencia después de comidas copiosas.

La acidez no es un síntoma que se dé frecuentemente en la infancia, aunque sí se puede presentar en jóvenes y en mujeres embarazadas. Los síntomas del reflujo se producen en mayor proporción en personas mayores de 55 años.
Para establecer si alguien presenta acidez gástrica, hay que conocer los factores desencadenantes o agravantes. Las causas más frecuentes son: alimentación inadecuada (chocolate, grasa, ajo, cebolla, menta, alcohol, nicotina), enfermedad por reflujo gastroesofágico, hernia de hiato, medicamentos (diazepam, morfina, hormonas).

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

  • Evita algunas comidas como el chocolate, las frutas cítricas o los alimentos con alto contenido en grasa. También se recomienda evitar el consumo de bebidas como el café, el alcohol o las bebidas gaseosas.
  • Realiza las comidas en las horas adecuadas. Es aconsejable no comer dos o tres horas antes de acostarse, ya que esto puede interferir en el proceso de digestión. De la misma manera, al acostarse antes de dormir, es aconsejable elevar la cabecera de la cama.
  •  Intenta abandonar el hábito de fumar ya que puede debilitar la epiglotis, una parte de la laringe cuya función es proteger del reflujo gastroesofágico, para impedir que los ácidos procedentes del estómago entren en la garganta.

¿Qué tratamiento no farmacológico hay?

Existen medicamentos que contienen extractos de plantas medicinales e ingredientes naturales que ayudarán a mejorar tu digestión. Este tipo de remedios pueden tomarse antes o durante las comidas junto con un poco de líquido para ayudar a aliviar los diferentes síntomas digestivos (por ejemplo la manzanilla, la regaliz, la melisa, la menta, el cardo mariano).

¿Y qué tratamiento farmacológico?

Fármacos antiácidos (sales de magnesio, aluminio y calcio) y fármacos antisecretores gástricos (por ejemplo, los inhibidores de la bomba de protones como el omeprazol).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *